La ruptura de la Transición Política

La victoria por mayoría absoluta del independentismo en las elecciones del 14 de febrero ha supuesto una derrota del sistema creado durante la transición política. Las organizaciones que representaban en ellas al estado unionista han fracasado, a pesar de la recuperación del PSC, el partido mayoritario del gobierno en Catalunya.

Los partidos independentistas han obtenido la mayoría absoluta mas notoria de la historia política reciente en Catalunya, a pesar del juego sucio de la Junta Electoral, a pesar de haber dejado fuera del proceso al voto exterior, a pesar de los enfrentamientos entre ERC, JxCat y PDeCat, con una alta abstención y en plena pandemia, .

Esta experiencia, en una sociedad perseguida policial y judicialmente, ha cambiado totalmente la disposición a la movilización. Esta ha estallado a raíz de la detención y entrada en prisión del rapero Pablo Hasel que en sus letras critica duramente a la monarquía diciendo algo que todos sabemos: que es corrupta y dictatorial.

Solo faltaba esta guinda para el estallido de una olla a presión que subía a diario su temperatura:  los peores datos de la Unión Europea por la pandemia, un 40% de paro juvenil, la injusticia golpeando cada día, con mano suave y amiga para los amigos del sistema y represión, presos políticos, juicios farsa, abusos policiales,  disparos a los manifestantes con heridas y amputaciones, ley mordaza y reparto de las ayudas de la UE a los amigos del sistema ¿Qué se podía esperar?.

Es sencillo ver la quiebra política:

 

  • La cara del sistema no son los populares, que se maquillaron de democracia siendo unos corruptos, sino los fascistas de VOX, impulsados por los medios de comunicación que viven del estado y protegidos por las fuerzas de policía y los juzgados.
  • Podemos y su coalición UP, que aparentemente defienden a los sectores populares y heredaban la imagen y lenguaje del 15M, se han convertido en el principal defensor del sistema ante la sociedad movilizada. Las movilizaciones se dirigen abiertamente contra ‘el gobierno más progresista de la historia‘.
  • ERC, que ha jugado a realizar en Catalunya el mismo papel de traidores, para no despegarse de la financiación pública con la que mantiene su aparato, se arriesga a romper su base social si traiciona el voto independentista. Nadie tolerará una Generalitat vendida al rey y sus partidos.
  • La movilización se extiende por toda la geografía del reino, con un perfil casi idéntico al que se puede ver en Catalunya, ya varios días seguidos, sin una fecha en la que se detenga. No hay miedo, a pesar de la extrema violencia de mosos y policía.
  • Por primera vez en muchos años el mundo artístico se une contra la censura en un manifiesto reclamando la libertad de Pablo Hasel. Somos el país con más detenidos y encarcelados por delitos de expresión de todo el mundo en 2020
  • La crisis del estado es portada en la prensa mundial todos los días por el desprestigio de la monarquía, de la represión, por la pandemia, por los políticos corruptos…
  • Los problemas del reino han sacado a relucir las vergüenzas de la UE con graves fisuras en sus principios constitutivos, hasta el punto de que la diplomacia rusa, que carece de méritos democráticos,  ha podido avergonzar y poner en ridículo al representante de la diplomacia comunitaria en Moscú.

¡Ni pueden imponer ni queremos que nos impongan!

La suerte está echada, está en el candelero el sistema político y con él el heredero impuesto por el dictador, la monarquía de los borbones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba