Candidatura Constituyente Inclusiva por el Bien Común


Esta mañana se convocan en España elecciones anticipadas en un contexto de descrédito total del sistema político y judicial. Bajo una apariencia democrática, coinciden el enjuiciamiento del independentismo catalán, propio del franquismo,  con la degradación de la situación económica y de la vida política, guiada por la falsedad y el odio.
Una importante parte de nuestra sociedad hemos perdido la esperanza de recuperarnos de la larga secuela de golpes al bienestar social y la abrumadora regresión de las libertades a lo largo de mas de dos legislaturas.

El tripartito, cara pública del sistema que la Transición decoró con apariencia democrática hace 40 años, nos promete abiertamente un viaje al pasado: el regreso a los 40 años del dictador.
La combinación del sistema electoral con el descrédito del sistema político y judicial y la competencia electoral de los partidos, no traerá nada positivo a la sociedad que llevamos tantos años esperando por cambios reales en condiciones cada vez mas inhumanas y antidemocráticas.

Hay un espacio muy grande y muchos motivos para abordar las elecciones como una apuesta por el futuro de la sociedad, por el Bien Común. Solo es necesario mirar menos a los escaños y mas los retos de valor estratégico para nuestro futuro que, por degradación del propio sistema, se sitúan en primera línea:

  1. Desarrollo y garantías de los Derechos Fundamentales
  2. Soberanía financiera. Art 135 de la constitución y deuda no legítima.
  3. Derogación de la ley electoral y modernización del sistema político.
  4. Reforma del poder judicial y disolución mientras tanto de los actuales órganos de gobierno, por no responder a la separación de poderes.
  5. Elección del modelo y estructura del estado – Referéndum sobre monarquía o república. Estructura federal o autonómica
  6. Reforma o reescritura por completo de la Constitución, del sistema parlamentario y/o institucional .

Para todos ellos hay diferentes soluciones que requieren de la participación constante y regular de la ciudadanía. Solo hay que abrir la puerta a la expresión democrática de la sociedad con una Candidatura Constituyente inclusiva, con un programa de mínimos que no excluya ni condicione el proceso constituyente.  

Su único compromiso, en caso de victoria electoral, será activar dicho proceso con un Gobierno Transitorio, que represente toda la diversidad de nuestra sociedad, interviniendo urgentemente en las problemáticas cuya prioridad decidamos durante la etapa electoral. Dejemos en manos de la ciudadanía, de cada un@ de nosotr@s, decida cuales son los temas y prioridades. Entre ellos nos encontraremos:

Sanidad, educación, vivienda, ingresos vitales garantizados, igualdad efectiva de género, protección contra la violencia machista, derechos humanos, derecho a la vivienda, suficiencia energética, derecho de refugio y acogida, libertad de expresión y manifestación, libertad de prensa, libre determinación, derechos nacionales y de las minorías. Cambio climático, despoblación rural, agricultura ecológica, eutanasia, Absolución y libertad de los presos independentistas u otras causas políticas. Abolición de la prostitución. Derogación de la ley mordaza, de la reforma laboral, Agilización y resolución de todas las causas de Memoria Histórica. Facilitar las causas internacionales contra torturadores perseguidos por la justicia internacional. Moratoria de pagos en la deuda hasta su completa revisión o cancelación. Devolución por la banca del rescate bancario o intervención por el poder público. Revisión de las causas de corrupción en cuyos procesos se han absuelto a los culpables. Y seguro que tenemos mas temas que tratar y deben ser considerados. No se trata de una lista exhaustiva ni ordenada.

El Gobierno Provisional deberá tomar como método la consulta regular a la ciudadanía en periodos no electorales: facilitar Referendums Vinculantes y/o Iniciativas Legislativas Populares.

 

Los partidos políticos pueden poner mucho de su parte, pero también la ciudadanía podemos ayudarles a resituarse en una posición de Bien Común. Tenemos en Andalucía una experiencia y gobierno que nos alerta del coste de mirar solo a los escaños porque ahí no estamos la ciudadanía y queremos recuperar la esencia de la democracia tal como dijimos con el 15M.

Suscríbete por e-mail

Únete a otros 11 suscriptores

Safe Creative
A %d blogueros les gusta esto: