Ser creativo, emprender, parece un mundo lleno de riesgos. Desde exponer tu idea, hasta conseguir que funcione, hay en el camino muchos tropezones.
La mayoría de personas con quienes hables te desearán sin embargo que tengas éxito.

Todos deseamos que florezcan los campos, que tengamos servicios cerca, que haya trabajo y vecinos que no se rindan a la despoblación rural.

Merece la pena ayudar, compartir las ideas, desarrollarlas, llevarlas a cabo, que cumplan su cometido.
Es mi meta, con los pasos que haga falta para ponerlas en marcha:

Personalizable. Compromiso de bien común